Schwarzsee y fiestón

Este último sábado ha sido bastante completo. Hemos comenzado el día volviendo a ese lugar tan difícil de escribir, Schwarzsee. Allí hemos paseado un rato por las montañas de alrededor del lago hasta que el indicador de la batería de Pedro y Perico ha empezado a parpadear.


Luego a la noche, ya en casa, nos hemos echado unas partidas al Guitar Hero mientras tomábamos un trago...

Y tras el vicio (allá a las 23), nos hemos acercado a Berna en tren y hemos quemado la ciudad. En pocas palabras, ha sido una noche en la que el aquí presente olvidó la documentación (hubo que luchar para poder entrar a la disco), una noche en la que Santa paso más de la mitad del tiempo desaparecido (1 hora en el aseo y otra hora comiéndose un Kebap) y una noche en la que Jatoru veía escalones donde no los había.
Publicar un comentario